Cañón de Stuðlagil, una catedral de columnas geométricas natural

Cañón de Stuðlagil

Este cañón de basalto se encuentra en el este de Islandia, atravesado por el valle glaciar Jökuldalur. Muchos catalogan al cañón de Stuðlagil como una catedral de columnas geométricas esculpida por la naturaleza. En otras palabras, es toda una maravilla paisajística que no deja indiferente a nadie y que, después de las dificultades que puede presentar el camino que lleva hasta él, es toda una recompensa bien merecida.

El cañón de Stuðlagil con el río glaciar

Origen del cañón de Stuðlagil

Durante siglos, las aguas del río de los tres nombres, Jökulsá á Brú, Jökulsá á Dal y Jökla, lo convertían en uno de los ríos glaciares más importantes de Islandia. Su fuerza era tal que se abría paso desde la sierra (Highlands) hasta el norte de la isla. Además, este río glaciar de 150 km de longitud, por su fuerza y nivel de agua, hacía que la zona fuera muy peligrosa. Por esta razón, los únicos habitantes de la zona eran ovejas.

la fuerza del río

Lo más curioso es que el cañón era todo un misterio hasta hace relativamente poco. No fue hasta el año 2009, cuando el nivel del agua bajó unos 7 u 8 metros, que se reveló el tesoro que escondía el río. Este cambio se produjo por la construcción de la central hidroeléctrica Kárahnjúkavirkjun cerca de la zona; creando cinco presas y tres embalses que desviaron el agua y provocaron esa reducción en el nivel del agua.

El resultado es un río mucho más calmado y, al haber bajado el agua, una belleza natural que por fin puede ver la luz del sol y ser contemplada. Un lugar que pasa a tener nombre propio: el cañón de Stuðlagil. Además, no solo es un desfiladero con muy buenas vistas al río glaciar, sino que es toda una maravilla de la naturaleza por las miles de columnas geométricas de basalto que la componen.

transcurso del río y columnas de basalto

Características

Las columnas de basalto del cañón de Stuðlagil realmente son una creación extraordinaria de la naturaleza. Según los geólogos, estas formaciones hexagonales se crean cuando la lava basáltica fluye y se enfría lentamente. A lo largo del proceso de enfriamiento, la apariencia de la lava y la composición cambian; la roca se contrae, se agrieta y adquiere una forma hexagonal. También se produce la unión columnar. 

Islandia, al ser una isla con gran actividad volcánica, cuenta con varios lugares donde se puede encontrar este fenómeno. Sin embargo, el cañón de Stuðlagil es el que cuenta con el mayor número de columnas de basalto de todo el país. Unas columnas que resaltan el intenso color azul del río Jökla y que encajan muy bien con el verde de la vegetación que las rodea.

cañón de Stuðlagil y las columnas de basalto

Por si el cañón no proporcionara por sí solo suficiente espectáculo, en su recorrido se encuentra una cascada impresionante llamada Stuðlafoss. Por su relación con el cañón, es otro lugar en el que se pueden apreciar columnas de basalto. De hecho, es muy curioso observar cómo las columnas inferiores son más cortas y se apilan unas delante de otras como si fueran asientos; cubiertas por una vegetación de un color verde muy intenso.

cascada Stuðlafoss que se encuentra en el recorrido de Stuðlagil
La cascada Stuðlafoss, un lugar de interés para aquellos que visitan Stuðlagil

Cómo llegar hasta el cañón de Stuðlagil

La mejor manera de llegar es dirigirse hacia el norte por la carretera de circunvalación (carretera número 1) desde Egilsstaðir, una pequeña ciudad. Después hay que llegar a la Pensión Skjöldólfsstadir y seguir hasta alcanzar el desvío de la carretera 923.

Tras un breve recorrido por la carretera 923, se empieza a visionar la parte baja de Jökuldalur y el desvío a Jökuldalsvegur. Aquí se encuentra Stuðlafoss. Con un 4×4, se puede seguir bajando por Jökuldalsvegur, pero es recomendable aparcar y hacer el recorrido a pie. Así podrás disfrutar del paisaje, cruzando un puente y recorriendo los 4 kilómetros que te llevarán hasta el cañón.

cañón de Stuðlagil

Artículos recomendados