Modo oscuro On / Off

Calzada del Gigante, la leyenda tras miles de columnas de basalto

Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante es una formación geológica compuesta de 40.000 columnas de basalto. Un lugar impresionante que se encuentra en Irlanda del Norte y que surgió debido a un rápido enfriamiento de la lava hace 60 millones de años. Esta maravilla natural ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y esconde una historia muy especial. ¿Conoces la leyenda que da lugar a su nombre?

Origen de la Calzada del Gigante

Las columnas de basalto tan características de la Calzada del Gigante son el resultado de sucesivas coladas de lava que se acercan a la costa y se enfrían al entrar en contacto con el mar. Al enfriarse, origina basalto y sus capas van formando columnas. La presión sobre estas columnas las esculpe en formas poligonales que, mucho más tarde, salen a la superficie gracias a la erosión de las rocas de los alrededores.

Calzada del Gigante
Detalles de los prismas generalmente hexagonales de la Calzada del Gigante

La actividad volcánica del norte de Europa, desde Groenlandia hasta Islandia, Irlanda y Reino Unido, era muy intensa hace 60 millones de años. De hecho, se cree que la Calzada del Gigante y la Gruta de Fingal, en Staffa (Escocia), provienen de la misma colada de lava, con columnas de basalto muy similares y una leyenda que también las relaciona.

Leyenda de la Calzada del Gigante

Según la leyenda, dos gigantes eran enemigos. Uno de ellos era de Irlanda (Finn) y el otro de Staffa (Bennandoner), y siempre se tiraban rocas. Con cada pelea se iba construyendo una calzada sobre el mar, hasta que el gigante de Staffa decidió atravesarla para derrotar definitivamente a su adversario. Bennandoner era más fuerte que Finn y la mujer de este, al ver como se acercaba el escocés, decidió disfrazar a su marido de bebé.

Vista de la Calzada del Gigante

Así, cuando Bennandoner llega hasta Irlanda y se encuentra a un bebé tan grande, se asusta al pensar que su padre sería enorme; por lo que decide huir pisando fuertemente las rocas, de tal forma que estas se hundieran en el mar y que Finn no pudiera llegar hasta él ni acercarse a la isla de Staffa; dando forma a la Calzada tal y como la conocemos en la actualidad.

Características

La Calzada del Gigante o Giant’s Causeway es la estrella de la costa oriental del condado de Antrim; el lugar natural más visitado de Irlanda del Norte. La Calzada tiene una extensión de seis kilómetros por la costa y es un lugar protegido no sólo por su belleza, sino también porque sus acantilados, costas, marismas y praderas son el hogar de unas 50 especies de aves, así como de más de 200 especies de plantas.

Calzada del Gigante
Entorno de la Calzada del Gigante

Cuenta con, aproximadamente, 40.000 columnas de basalto y cada una de ellas suele tener entre cinco y seis lados, que sobresalen de las caras del acantilado como si fueran escalones que se adentran en el mar. Durante millones de años se han mantenido como una muralla natural contra la ferocidad de las tormentas del Atlántico Norte.

En la Calzada del Gigante se pueden distinguir varias estructuras que, como resultado de millones de años de meteorización, parecen objetos. Ejemplos de esto serían la Bota del Gigante (Giant’s Boot) o el Órgano (Organ). Otros elementos son las numerosas columnas que, fruto de la erosión, adquieren un tono rojizo y pierden altura; como son las Chimeneas (Chimney Stacks).

[Best_Wordpress_Gallery id=»9″ gal_title=»Calzada de los Gigantes»]

Cómo llegar a la Calzada del Gigante

La Calzada se encuentra entre las ciudades de Bushmills y Ballycastle, y se puede llegar hasta allí en coche. Desde Belfast la ruta es de una hora y 15 minutos, pero lo más recomendable es tomar la otra alternativa; la ruta costera por la Calzada (Causeway Coastal Route), que ofrece unas vistas impresionantes de todo el entorno.

También se puede llegar hasta la Calzada del Gigante en tren desde Belfast o desde Derry-Londonderry. Este último es uno de los viajes en tren más espectaculares del mundo, ya que serpentea por acantilados, pasa por las orillas del Lough Foyle y dos pistas de aterrizaje. Otra opción es el autobús, desde Causeway Rambler, Ulster Bus y Goldline.

Artículos recomendados