Modo oscuro On / Off

Prismas basálticos de Huasca, un cañón con formas imposibles

prismas basálticos

En las paredes de la barranca de Santa María Regla, México, se encuentra el lugar que más visitantes atrae al Pueblo Mágico Huasca de Ocampo: los prismas basálticos. Todo un espectáculo natural formado hace millones de años por el lento enfriamiento de la lava que constituye una de las trece maravillas naturales del país. ¿Preparado para descubrirla?

Origen de los prismas basálticos

Estas columnas esculpidas por la naturaleza son el resultado del enfriamiento de unas coladas de lava que se originaron hace más de dos millones de años, en el Pleistoceno. La lava, al entrar en contacto con un arroyo de la zona, sufrió un rápido enfriamiento de sus superficies superior e inferior; aislando a la lava central que se encontraba entre estas superficies solidificadas.

El arroyo provocó un enfriamiento lento, constante y homogéneo del cuerpo lávico aislado; dando lugar a la contracción del volumen y a la separación. Esto, a su vez, causó fracturas de tensión que, al unirse, favorecieron la creación de estructuras prismáticas de entre tres y ocho caras. Estas formaciones son las protagonistas de los prismas basálticos de Santa María Regla.

prismas basálticos

Este lugar tan importante ahora en México fue descubierto, de manera oficial, por el geógrafo y explorador alemán Alexander Von Humboldt. Humboldt visitó la región en 1803 y representó a los prismas en su dibujo Rocas basálticas y cascada de Regla. Esta fue la primera narración geológica y gráfica publicada sobre los prismas basálticos.

Sin embargo, esta zona ya era explotada por las minas de obsidiana desde tiempos anteriores a los aztecas. Desde 1791 se dibujaba a los prismas con fines científicos, ya que asombraban a todo aquel que se acercaba a la zona; sobre todo en la época de las expediciones financiadas por la Corona española del siglo XVIII.

Características

Los prismas basálticos de Santa María Regla están compuestos por roca ígnea; en concreto se trata de un basalto prismático que crea una pared vertical. Esta pared de grandes columnas llega a alcanzar los 40 metros de altura, adornando las propias paredes de la conocida barranca de Santa María Regla.

Por si fuera poco, esta maravilla natural de Huasca de Ocampo, en el estado de Hidalgo, cuenta con varias cascadas que reciben el agua del río San Antonio Regla. Así, además de la ya impactante imagen que crean los prismas basálticos con sus tonos negros y grises, aparece el agua para bañarlos y otorgarles un color mucho más intenso.

prismas basálticos
Prismas basálticos bañados por la primera cascada

El agua que emana del río Santa Antonio Regla origina cuatro cascadas que se pueden apreciar a lo largo del recorrido por los prismas de basalto. La cascada que más destaca es la cuarta, a la que se la conoce como Cascada de la Rosa. El mejor lugar para contemplarla es la antigua Hacienda de Santa María Regla.

prismas basálticos
Cascada de la Rosa junto a los prismas basálticos

Cómo llegar a los prismas basálticos

Esta formación geológica se encuentra a cinco kilómetros al noreste de Huasca de Ocampo. Lo más aconsejable es llegar temprano y comenzar el recorrido por el puente colgante que cruza los prismas basálticos. También hay unas escaleras por las que se puede bajar a la superficie de la barranca y tocar los prismas o, si es posible, bañarse en las cascadas.

En los alrededores los visitantes pueden disfrutar del Centro Turístico Prismas Basálticos que ofrece la posibilidad de bañarse, jugar al fútbol, baloncesto y voleibol, montar a caballo, acampar, dar paseos en lancha por la presa de San Antonio o jugar en el área infantil. El complejo también cuenta con tirolinas y alquiler de todoterrenos.

Puente colgante sobre los prismas basálticos

Artículos recomendados